Ir al contenido principal

Esguince de tobillo



El esguince de tobillo se produce de manera muy frecuente, sobre todo en personas deportistas, afectando principalmente al ligamento lateral externo y, en menor medida al ligamento lateral interno. 

Debido a su frecuencia y a la incapacidad resultante de la lesión, supone un importante problema. Un mal tratamiento, así como una rehabilitación inadecuada o insuficiente podrá provocar una inestabilidad crónica.

La clasificación de los esguinces de tobillo se realizará teniendo en cuenta la gravedad de la lesión y los elementos desgarrados, existiendo 3 grados en la clasificación:

Esguince de grado I: Se produce una distensión ligamentosa que no llega a provocar inestabilidad en la articulación. El dolor es leve y puede o no conllevar asociado edema.

Esguince de grado II: Se produce una rotura parcial del ligamento afectado y puede haber afectación a nivel de la cápsula anterior. El dolor y el edema es moderado produciendo un hematoma tardío.

Esguince de grado III: Hay una rotura del ligamento lateral externo pudiendo ir ligado a otra lesión de origen óseo. El dolor y el edema son elevados, se puede produce un hematoma de grandes dimensiones, así como incapacidad para caminar.

Siempre que se produzca un esguince no sólo los ligamentos se verán afectados, hay otras estructuras como tendones, vasos sanguíneos y nervios que también se podrán ver afectados en mayor o menor medida.

Para un correcto diagnóstico las pruebas más fiables serian la resonancia magnética y la ecografía, la radiografía en algunos casos es importante para descartar posibles fracturas. En muchos casos no se realizarán estas pruebas y el fisioterapeuta se servirá de tests articulares, musculares y de estabilidad para comprobar el alcance de esguince y así pautar el tratamiento correcto.

El tratamiento consistirá en aplicar el método POLICE (protección, carga optima, hielo, compresión y elevación) durante los primeros días y un vendaje terapéutico, para dar estabilidad al pie y que este pueda apoyar en el suelo, posteriormente se deberá consultar al fisioterapeuta para valorar la opción de realizar rehabilitación, tanto si es el primer esguince como el octavo o noveno, en el primer caso para intentar que no vuelva a ocurrir y en el segundo para intentar darle al pie la estabilidad adecuada que el sistema ligamentario ya no le proporciona debido a la laxitud de los ligamentos.


Entradas populares de este blog

Punción seca, electro-punción y neuro-modulación

La punción seca es una técnica invasiva que consiste en introducir una fina aguja a través de la piel para llegar a un nódulo que se encuentra dentro de una banda tensa del músculo, a diferencia de las infiltraciones  no se introduce ningún liquido en el cuerpo. La punción seca puede combinarse con electroterapia denominándose electro-punción seca (EPS), que consiste en la aplicación de corrientes eléctricas a través de agujas con  el objetivo de beneficiarnos del estímulo mecánico y eléctrico que produce en su conjunto en el organismo. Según la profundidad a la que se introduce la aguja y según llegue o no al tejido muscular podemos hablar de punción superficial (actúa a nivel de tejido celular subcutáneo) y punción profunda (llega a penetrar en el músculo). Generalmente esta técnica se suele utilizar para el tratamiento de músculos, ligamentos, tendones, fascia subcutánea, cicatrices y nervios periféricos ya sea en patologías agudas o crónicas . Su uso principal está rel

Epicondilitis

La epicondilitis es una tendinopatía de la inserción de los músculos epicondíleos, en la parte lateral del codo.  Se piensa que esta lesión, también conocida como “codo de tenista” es causada por microtraumas, sobreuso o contracturas y sobrecarga de los músculos extensores de muñeca, que provocan una tensión en el tendón y que éste, no es capaz de adaptarse al estímulo que esta recibiendo.  Es una patología muy común entre gente que practica deportes de raqueta y personal de limpieza.  Hay ciertos factores que predisponen a sufrir epicondilitis: > de 30 años. Acción diaria muy repetitiva. Actividad deportiva inhabitual. Reanudación de la rutina de entrenamiento tras un periodo ausente. Raqueta/pala inadecuada (dura, blanda, pesada, grip de mala calidad, mal equilibrada Mal golpeo de la pelota, sobre todo el revés. Para un correcto diagnóstico de epicondilitis es importante tener en cuenta tanto las pruebas de referencia para la valoració